Be Kind, Rewind

Artefactos

Por Carlos Lizana

Director: Michel Gondry Año: 2008 País: Estados Unidos

 
 

Hay algo que debemos tener claro: en Michel Gondry lo que cautiva es más lo visual que el contenido. Esto no nos sorprende considerando que el director francés viene del mundo del video clip, y que su desempeño en el mundo del cine encanta a más que nada a sus seguidores. Por lo mismo en su mejor película el cerebro detrás es nada más y nada menos que Charlie Kaufman. Y es que, lo que resulta de un Gondry que decide lanzarse solo en la escritura de sus próximos proyectos son guiones chatos, casi como excusas para salir a desplegar efectos y objetos por montones, para aplicar aquella estética del video clip. Películas que atraen por su imagen pero que finalmente dejan con gusto a poco en cuanto a historia. Si de eso se trata, me quedo los video clips de Around The World, Knives Out o los trabajos hechos para Bjork.

Pasó con La Ciencia del Sueño, en donde una historia de amor dificultosa con tintes a infantilismo queda en un intento por conmover, en donde el patetismo excesivo juega en contra y la empatía pasa de largo. Claro, los efectos y las animaciones nos asombran y el imaginario del director llega a conmovernos, pero a la hora de narrar, la distancia con el espectador se acrecienta y el aburrimiento acecha desde la esquina.

En Be Kind Rewind esto se repite. Gondry vuelve a plasmar su estilo inconfundible, esta vez para intentar hacernos reír con una comedia amigable, pero que no deja de ser plana. Sonrisas tímidas más que carajadas a partir del histriónico Jack Black y los clásicos gags.

Luego de una desventura (que sirve para justificar lo que sigue) por parte de Jerry (Black), la tienda de VHS para arriendo donde trabaja Mike (Mos Def) está al borde de la quiebra. Todas las cintas de video han sido borradas. La pareja de amigos decide entonces recrear las películas perdidas con sus propios medios para salvar el negocio.

Para algunos puede ser visto como un homenaje al cine, yo no iría tan lejos. Lo que sí hay es un tributo empapado de nostalgia, un homenaje a la ya extinta tienda de VHS y su clásica oferta (Los Cazafantasmas, Conduciendo a Miss Daisy, El Rey León), al VHS como objeto, y claro, la oportunidad de desparramar un nuevo cajón de cachureos, artefactos y juguetes frente a la cámara. Una rápida pasada a los making off de las recreaciones y el estilo Gondry se reafirma. Así, la tienda revive con más fuerza que nunca y Mike y Jerry se transforman en las estrellas del barrio, hasta que deben enfrentarse a los derechos de autor.

Si, Be Kind Rewind es Gondry, pero un Gondry bastante flojo y autocomplaciente. No cabe duda que la colaboración con un guionista más avezado daría como resultado una película con más peso (si de cautivar al espectador se trata) y las chances de superar a El Eterno Resplandor… o al menos ponerse a su nivel, no serían tan lejanas como ahora.

 

 
Como citar:
Lizana, C. (2009). Be Kind, Rewind, laFuga, 9. [Fecha de consulta: 2017-04-28] Disponible en: http://2016.lafuga.cl/be-kind-rewind/294